Como se hacen los focos de escenario

En el arte de iluminar un escenario las lámparas tradicionales incandescentes o los focos halógenos están dejando paso a los leds, que son diodos emisores de luz.

Los leds se controlan electrónicamente, consumen menos energía, emiten menos calor y pueden producir una gama más amplia de colores sin utilizar filtros.

Un foco tradicional de escenario emite solo un color, el único modo de crear más es pasar la luz por láminas de plástico coloreado llamados filtros de gel. Este foco de led en concreto utiliza siete leds de colores distintos que un software puede mezclar en multitud de tonos adicionales.

Focos de escenario

Una máquina guiada por ordenador coloca con precisión todos los componentes en la placa de leds del foco. Esta es una placa de circuitos que contiene 60 leds en secuencias especificas de los siete colores básicos. Los diversos modelos de foco llevan combinaciones variadas de los colores.

placa circuito led

Otra máquina automática mide y corta trozos de cable eléctrico con aislante, después retira el aislante de los extremos y conecta los terminales. La máquina trabaja con rapidez, llegando a procesar hasta 8 metros de cable por segundo.

Se ensamblan a mano 10 cables junto con dos conectores que irán en el mazo de control, para conectar la placa de control del foco a la placa de los leds.

En otra parte de la fábrica pintan las dos partes de la carcasa de aluminio del foco, el proceso de pintura es electrostático, osea que la carcasa y la pintura en polvo negra llevan cargas eléctricas opuestas. Como un imán, eso pega la pintura a toda la carcasa y la cubre uniformemente.

carcasa foco escenario

Después la carcasa pasa por un horno que seca la pintura. De nuevo en la zona de montaje se instalan los componentes electrónicos del foco. Empezando por la pantalla lcd, esta muestra entre otras cosas, los ajustes y opciones del foco y los menús para cambiarlos.

Tras cubrir la pantalla con un protector de plástico, instalan el panel de control, este tiene una abertura para la pantalla. Una tapa de plástico la protege, también dirige aire externo al interior, hasta el ventilador de plástico del foco, que ahora se fija en su sitio con un marco.

El ventilador disipa el calor que generan las luces de los focos de escenario, una pieza de aluminio, que es el disipador, absorbe y disipa enseguida parte de ese calor.

Montan la placa sobre este dispositivo doble de ventilación, después instalan el dispositivo óptico, este componente de plástico concentra la luz de los componentes.

aluminio luz foco

Ahora hacen el tubo de mezcla del foco, forrando su interior con espejos adhesivos de aluminio, estos espejos combinan los 7 colores de los led en uno solo. Los montadores ahora unen las dos mitades del tubo mezclador añadiendo una lente de cristal delante, la lente concentra la luz producida por los 60 leds en un solo haz.

Después el tubo se instala sobre la óptica, y ahora acoplan la placa de control a un lateral del tubo de mezcla. Esta es el ordenador de abordo del foco, se encarga de procesar las ordenes que el técnico de iluminación introduce, bien en el panel de control o a distancia desde un ordenador o una consola.

Tras instalar la fuente de energía principal y su tapa, conectan un cable dmx a la placa y el otro conector a la carcasa, el dmx es la conexión digital a través de la que la consola o el ordenador se comunica con el foco.

cable dmx

La unidad terminada se une luego al resto de la carcasa, que lleva el dmx y los conectores eléctricos. El foco de escenario ya esta terminado y listo para una prueba de control de calidad.

Para ello lo conectan a una máquina de pruebas que lo enciende y comprueba varias funciones. La máquina también calibra cada color para garantizar la uniformidad de todos los focos de escenario que se fabrican. Luego lo ponen a máxima potencia durante 3 horas sin parar, para simular unas condiciones severas de uso.

¿Que te ha parecido?

Puntuación 0 / 5. Votos 0

Lamento que no te haya gustado

¿Como podríamos mejorarlo?

¡Comparte!😍

Deja un comentario