Como se hacen los guantes de piel

A lo largo de los años, los guantes han dado calor y protección a nuestras manos. En la edad media se convirtieron en un accesorio de moda. En el siglo XIV el gremio hizo que los guantes de piel calaran hondo y hacia el siglo XV los guantes perfumados eran la última moda. Añadiendo un toque extra de aroma y elegancia a esta humilde prenda.

Estos guantes artesanales están hechos de piel de borrego tratada para que sea suave y flexible, y también muy duradera. Si los tuyos ya están hechos polvo quizás quieras meter tus zarpas en un par de guantes como estos.

Guantes de piel

Para su fabricación no solo basta con cuero de calidad para hacer un buen par de guantes de piel, igual de importante es la pericia con la que se trata la piel. Y esa es la tarea de la que se encarga el maestro guantero.

tratar cuero guantes

El cuero se humedece con agua para darle flexibilidad y después se estira en una única dirección. Esto evita que el cuero se ensanche y pierda forma una vez hecho el guante. Se usa una plantilla para marcar incisiones en el cuero, que posteriormente se cortan con cizallas.

Así se obtienen dos rectángulos, uno para cada par de guantes. Algunas de las estrías naturales se mantienen en ciertas partes del guante para dar comodidad, pero en otras se eliminan para que el guante de piel mantenga la forma. Se marcan y se hacen los cortes finales.

El rectángulo dará forma a la parte principal del guante, que comprende la palma y el dorso de la mano. Se usa un lápiz blanco para delimitar el tamaño del guante.

Se repite el mismo proceso para cortar trozos de cuero para cada parte. El pulgar, las partes que van entre los dedos, llamadas horquillas, y un ribete decorativo. Se usa un troquel para cortar cada una, cada modelo de guante requiere troqueles distintos para cada una de las partes y para cada talla.

cortar cuero guantes de piel

Usan el troquel para la palma y el dorso de este modelo en concreto. Se colocan unas cuantas piezas y después un bloque de resina para evitar que la prensa dañe el cuero. Al presionar, el cuero se corta.

Las partes del guante de piel se pueden enviar ya al departamento de costura, aquí una costurera crea un patrón en papel. Este modelo tiene tres hileras bordadas en el dorso de la mano y tres aperturas circulares. El patrón se coloca encima del cuero y se le aplican polvos de talco para transferir el diseño.

Para perforar las aperturas se usan herramientas especiales, así como para hacer el bordado. Los guantes ya están listos para ser cosidos a mano. Tres hileras de bordados ornamentales forman tres crestas y tiran de las aperturas circulares hasta convertirlas en óvalos.

guantes de cuero

Ahora el resto del guante se cose a máquina. Se pone del revés y las horquillas se cosen a los dedos, después se añade el pulgar y le sigue la costura del puño, que se completa con un ribete grabado.

Se le vuelven a dar la vuelta a los guantes de piel y se le cose un forro de seda a cada uno. Los forros también pueden ser de cachemir, lana o forro polar. El forro se cose a mano por la punta de cada dedo.

El guante se vuelve a colocar del derecho usando una herramienta de madera para sacar los dedos con cuidado. Ahora se enfundan en una plancha caliente con forma de mano, así se pueden ir planchando las arrugas hasta que les demos el aprobado levantando el pulgar.

La encargada de embalarlos lleva guantes de algodón para asegurarse de que el cuero permanece impoluto. Así la próxima vez que intentes hacer entrar en calor tus dedos helados con un buen par de guantes de cuero, júntalos y da un gran aplauso, porque ahora ya sabes como se hacen.

¿Que te ha parecido?

Puntuación 0 / 5. Votos 0

Lamento que no te haya gustado

¿Como podríamos mejorarlo?

¡Comparte!😍

Deja un comentario