Como se hacen las lámparas de queroseno

Algunas personas se sienten a gusto a media luz. Y en un mundo iluminado por luces incandescentes, fluorescentes, halógenas y luces led, el cálido resplandor de las lámparas de queroseno puede suponer un gran alivio lumínico. Pero para que haya llama necesitas un quemador, así que, vamos a ver como se hacen.

Lámparas de queroseno

El quemador descansa sobre el deposito de combustible de la lámpara de queroseno, la fuente. La parte inferior de una larga mecha de tela se sumerge en la fuente y absorbe el queroseno hasta la punta. Quitas la chimenea de cristal, enciendes la mecha y vuelves a poner la chimenea para no quemar las cortinas.

Una llave en el quemador sube y baja la mecha para poder ajustar la altura y el brillo de la llama. Las piezas del quemador están hechas de latón, y casi todas troqueladas con una prensa. Con cada impacto se empuja la placa de latón lubricada contra el troquel, dándole al metal la forma requerida.

quemador lámpara queroseno

Esta pieza en particular, pasa por una segunda troqueladora y recibe cinco impactos más, este proceso deja el latón casi en su forma final. Esta pieza es la parte central de la galería del quemador, el dispositivo de soporte ornamentado que sujeta la chimenea de cristal que se encarga de proteger la llama.

Cuando la pieza ha pasado por dos prensas, se monta en una tercera. Esta abre agujeros de ventilación entorno a su perímetro para que pueda entrar el aire y alimentar la llama. La parte inferior de la galería se monta sobre otra prensa troqueladora que labra un intrincado y bonito diseño en el perímetro.

Una máquina recorta la base para que la pieza encaje en el quemador. Después, en la siguiente máquina se dibuja una rosca en el interior, que permitirá que la galería se pueda enroscar al mecanismo quemador.

diseño lámpara queroseno

Ahora ha llegado el momento de montar las partes de la galería. Primero la parte del medio se sujeta a la parte superior, que tiene agarres para sostener la base de la chimenea. Luego la parte inferior se sujeta a la central, este método de unir partes comprimiendo la una contra la otra se conoce como ajuste forzado.

La llave de ajuste que sube y baja la mecha también se estampa. El troquel añade el nombre del fabricante de la lámpara de queroseno e imprime en el perímetro un dibujo dentado que hace que la llave sea más fácil de agarrar.

Lo siguiente es el mecanismo del quemador, una placa con muescas, que es el obturador. Este se suelda a una pieza conocida como la vela, porque la mecha pasa a través de ella.

La llave de ajuste se engancha a un par de engranajes y se suelda al obturador, luego se comprueba el movimiento de la llave para verificar que los engranajes rotan libremente.

Una base se coloca sobre una herramienta de ensamblaje y se coloca la vela, que contiene la llave de ajuste, se suelda una guía para la mecha y se comprueba que no haya bloqueado los engranajes.

engranajes del obturador

Una vez acabado, el mecanismo quemador se sumerge en un baño de desengrasante químico para eliminar los residuos del lubricante y las soldaduras. A continuación se sumerge en un baño de ácidos para darle brillo al latón, y después se enjuaga en agua tres veces.

Todas las piezas del quemador ya están montadas, ahora una mecha de algodón se introduce en la guía que hay en la base del mecanismo. Al girar la llave, la mecha subirá por el quemador.

La galería se enrosca y el quemador se completa con un disco que da forma a la llama. Para instalar el quemador en las lámparas de queroseno, la mecha se introduce en la fuente y el quemador se enrosca al cuello de esta.

El toque final es la chimenea de cristal, que la galería mantiene firmemente sujeta en su sitio. Para rellenar las lámparas de queroseno con combustible solo hay que quitar la chimenea, desenroscar el quemador, vertir queroseno en la fuente y volverlo a enroscar.

¿Que te ha parecido?

Puntuación 0 / 5. Votos 0

Lamento que no te haya gustado

¿Como podríamos mejorarlo?

¡Comparte!😍

Deja un comentario