Como se hace la sidra de manzana

La sidra de manzana no crece en los arboles, es necesario un largo proceso para lograr las variedades dulces o suaves que se venden en Canadá y en los Estados Unidos. La sidra es oscura y más turbia que el zumo de manzana convencional porque tiene restos de manzana que no se filtran, y eso es lo que distingue a esta bebida.

Sidra de manzana

Cuando las manzanas de los arboles están maduras, es hora de prensar la fruta y hacer la sidra. Procesan las manzanas al poco de recolectarlas para producir una bebida que tenga un sabor fresco y dulce. Se empieza por la mezcla adecuada de fruta.

lavar manzanas

Algunas variedades son dulces y otras más ácidas, esa mezcla de sabores le dará chispa a la bebida. Las manzanas flotan en la superficie de un tanque lleno de agua y pasan a una transportadora, que las lleva al interior de la sidrería.

Una vez dentro, caen en un puesto de lavado, aquí las rocían con agua mientras pasan por cepillos giratorios para que queden bien limpias.

Al salir del puesto de lavado se encaminan a un triturador. Dentro de él, un brazo metálico gira para empujarlas contra un rallador que las tritura con semillas y todo y las hace pulpa, a esta pulpa se le llama bagazo.

pulpa sidra manzana

El bagazo acaba en un embudo, y desde ahí una bomba lo lleva a través de tuberías al otro lado de la planta, entonces llega a una prensa. El bagazo de manzana pasa entre dos cintas porosas que giran entorno a rodillos, estos aplican presión para exprimir el zumo, que cae a través de los orificios de las cintas.

El proceso extrae gran parte de la pulpa, pero queda alguna en el zumo cuando sale de la prensa y pasa a grandes recipientes. Después pasan este turbio zumo de manzana a un tanque contenedor, y del tanque pasa a un tambor giratorio, que elimina otro poco de la pulpa restante, las semillas y los tallos.

El líquido sale por los orificios del tambor y cae en una cubeta, después de un nuevo filtrado, solo contiene ligeros fragmentos de manzana y sedimento, y eso le da la consistencia y el sabor deseados.

La sidra pasa ahora por canales entre placas de acero muy calientes. El calor, destruye los patógenos y las bacterias que podrían convertir los azucares naturales de las manzanas en alcohol, eso garantiza que pueda beberse y que no emborrache.

embotellado de sidra

Ahora ya esta lista para embotellarse, las botellas de plástico se colocan en posición bajo unas boquillas, estas descienden y vierten la sidra hirviendo en las botellas. Las llenan hasta arriba para que no quede aire dentro, eso haría que la bebida se estropease.

Sin darle tiempo para enfriarse, la transportadora lleva las botellas hasta un puesto de taponado. Los tapones de plástico bajan hasta las botellas a medida que se acercan, las tapas caen sobre la boca con total precisión.

Unas ruedas giratorias cierran los tapones al pasar las botellas, sellando herméticamente la sidra caliente para darle una caducidad de aproximadamente un año. Las botellas después entran en un túnel, donde unas boquillas las rocían con agua fría para enfriar la bebida.

Después unas máquinas retiran el protector de las etiquetas adhesivas. Un ojo eléctrico detecta las botellas de sidra de manzana que se acercan y prepara los rodillos para aplicar las etiquetas.

Y ¿Que pasa con el bagazo extraído? Pues lo recuperan y lo cocinan durante 4 o 5 horas. Eso carameliza el azúcar de las manzanas y transforma el bagazo en una crema muy concentrada conocida como mantequilla de manzana.

mantequilla de manzana

La envasan mientras aún esta caliente para conservarla, aunque técnicamente no es mantequilla, esta crema de fruta tiene una consistencia muy similar. Se tarda todo un día para producir tanto la mantequilla de manzana como la sidra.

¿Que te ha parecido?

Puntuación 0 / 5. Votos 0

Lamento que no te haya gustado

¿Como podríamos mejorarlo?

¡Comparte!😍

Deja un comentario