Como se hacen los trípodes

Los objetos de tres patas se han usado durante miles de años con el nombre de trípode, que procede de la palabra griega tripous, que significa de tres pies. Los trípodes están considerados como los accesorios fotográficos más importantes jamás inventados.

Como mantienen estable la cámara, el fotógrafo puede centrarse en captar bien el momento y averiguar para que sirven todos esos botones. Los primeros trípodes de madera funcionaban bien, pero eran pesados e incómodos.

Diseñados para colmar las necesidades tanto de profesionales como de aficionados entusiastas, los trípodes de hoy en día son ligeros, plegables y están equipados con ajustes de precisión. Así que no os perdáis como los hacen.

Trípodes para cámaras

La fabricación comienza con tubos de aluminio con forma de D de 4 diámetros diferentes. Los tubos se han electrosoldado y anodizado para asegurar su precisión, dureza y durabilidad.

barras patas trípode

Se cortan a la longitud requerida y una prensa expande uno de los extremos de los tubos para impedir que los otros de menor diámetro se cuelen. Un láser de alta precisión graba el nombre de la empresa en uno de ellos.

Mientras, una pieza de aluminio recibe una capa de pintura en polvo. Esta formará parte de la araña, el componente que unirá las patas. Una vez pintados, algunas partes como el cuerpo de la rótula, se mecanizan para refinarlos de acorde con unas especificaciones precisas.

Dos de las patas del trípode se meten dentro de cubiertas de espuma llamadas calentadores, gracias a ellos, los fotógrafos pueden manejar las patas con facilidad en temperaturas extremas. Una máquina especializada mete el cuello abatible en la parte superior de las patas.

araña trípode

Encaja perfectamente gracias al corrugado de esa parte del tubo. A continuación se colocan abrazaderas de bloqueo que mantienen las secciones de las patas en su sitio cuando se extienden o se repliegan. Impidiendo que puedan soltarse los tubos desmontándose el trípode por completo.

Se pasa un perno por el extremo del cuello antes de añadir una palanca de liberación rápida. Las palancas están diseñadas para poder accionarlas con solo una mano.

Se meten bujes a presión en el cuello superior, y queda hecho el montaje de las patas. Una vez acabado se realiza un control de calidad para asegurar que las patas se extienden y se repliegan suavemente y las abrazaderas de bloqueo funcionan bien.

Ya se pueden usar las patas para hacer los trípodes. Con la sección inferior de la araña puesta sobre un soporte diseñado a tal efecto se instalan las patas. Estas se enfundan con la parte superior de la araña antes de dejarlo todo en su sitio con pernos.

unión patas tripode

A continuación se monta la rótula del trípode, esta magnifica pieza puede ajustarse en tres direcciones. Las tres piezas principales de aluminio se separan con anillos de plástico para que los ajustes se realicen con suavidad y precisión.

Unos niveles de burbuja ayudarán al fotógrafo a colocar su cámara con exactitud. Se le añaden la zapata superior y las palancas de ajuste. La zapata se insertará en la cámara de fotos, que solo tiene que encajar sobre el trípode.

Las palancas también son telescópicas, lo que facilita su almacenamiento y su transporte. Se añade una etiqueta al mando de fricción para indicar la intensidad del roce. Una vez montada la rótula, se enrosca en la columna del trípode.

trípodes montaje

La columna y la rótula se meten por el difusor antes de apretar el mando de bloqueo para evitar que se desmonte. Con su diseño ligero, resistente y compacto, y su rótula especializada ajustable sobre tres ejes, este trípode ya está listo para la acción.

Ya no hay excusa para esos horizontes torcidos y esas fotos de vacaciones desenfocadas. Aunque también te hará falta una buena cámara de fotos. Ahora que ya sabes como se hacen solo queda decir ¡patata!

¿Que te ha parecido?

Puntuación 0 / 5. Votos 0

Lamento que no te haya gustado

¿Como podríamos mejorarlo?

¡Comparte!😍

Deja un comentario